miércoles, 23 de septiembre de 2015

Montar una máquina virtual (VM) con VMware Workstation

Ya son varias las personas que me han comentado dudas sobre cómo montar una máquina virtual (VM, de Virtual Machine) en sus equipos. Y es que las utilidades de disponer de una VM en tu equipo son enormes, ya que te permite probar software en una especie de sandbox (mejor instalar software tipo bloatware o temporal en algo que puedes dejar como si nunca hubiera pasado por el equipo, o navegar por sitios susceptibles de ser peligrosos con la seguridad de que no dejarás tu equipo convertido en un criadero de virus).


No solo eso, también te permite montar tu laboratorio de desarrollo de software en un entorno aislado, y diferente de tu equipo (¿has observado lo que sucede con tu máquina cada vez que instalas cualquier base de datos?). Además, te da la posibilidad de trasladar de manera cómoda todo ese entorno a cualquier otro equipo, gracias a la abstracción de hardware que nos ofrece la virtualización.

Una vez hecha la intro, entramos en materia. Vamos a necesitar varios elementos:


  1. Un equipo medianamente potente. Al menos que disponga de 2 núcleos, pero recomiendo un mínimo de 4 núcleos. Si tu equipo físico es AMD, mejor que sea un A8 o un A10. Si en un Intel, bueno, se puede hacer algo con un Core i5, pero si quieres levantar muchas VM´s, es recomendable un Core i7.
  2. Software VMWare WorkStation Pro, recomendable. Puedes comprarlo AQUI. O puedes buscarlos en diversas webs, como Intercambiosvirtuales punto org. Recomiendo la versión de pago, claro.  :)
  3. Una ISO del sistema operativo que quieras instalar. O disco físico, un dvd, vaya. Pero una ISO es más cómodo. 
Si quieres Windows 10, puedes descargarte la versión de evaluación desde AQUI.
Para Ubuntu Linux, puedes descargarte la ISO AQUI.

Una vez tengas tu ISO de sistema operativo, y tengas instalado VMware Workstation, ejecutalo. Verás la pantalla de inicio con 4 opciones:


Empezaremos creando una máquina nueva. Vamos a pulsar Create a new Virtual Machine. Aparecerá un asistente que nos dará dos opciones: Typical o Custom. Seleccionaremos Custom, para ir viendo todas las opciones y explicándolas.


La primera pantalla que veremos será la compatibilidad de hardware de la VM. Básicamente, con cada nueva versión de VMware, se agregan mejoras al soporte virtual de hardware de las máquinas. O sea, que si antes, con la version 6 del software podias crear máquinas con hasta 8 GB de RAM, pero solo 2 procesadores, con la version 12 llegamos a 64 Gb de RAM y 16 procesadores, además de otra serie de ventajas, como soporte para DirectX, lo que nos permitiría hasta instalar juegos en las VM´s y que corran de forma decente.
También la versión de hardware determina qué productos de VMware soportan esa VM. Por ejemplo, la version 12 no permitiria volcar la VM en un sistema ESXi (de empresa, normalmente), pero por ejemplo la version de hardware 10 sí lo permite. Como esta VM va a ser para nuestro uso personal, la creamos con la version más reciente de compatibilidad de hardware, en este caso, la 12.


En la siguiente pantalla nos pide el sistema operativo. Podemos utilizar en la primera opción la unidad física de dvd de tu equipo, o bien, remitirle la ISO que previamente nos hemos descargado. En mi caso, utilizaré una ISO de Windows 10 x64 de los Windows Insiders, que si leisteis ESTE post tiempo atras, deberiais tener.


Además de indicarle la fuente del sistema operativo, tenemos que especificarle qué sistema estamos instalando. Básicamente es para que en el proceso de instalación, el programa inyecte los drivers de sistema adecuados al sistema operativo. Por ejemplo, si estás instalando alguna versión rara de linux que no aparece en el listado, deberás seleccionar lo que más se parezca a lo que estás instalando en cuestión de drivers. Por ejemplo, no es lo mismo un SUSE que un Ubuntu, pero si queremos instalar un Linux Mint y no está en el listado, indicándole que instalamos un Ubuntu, funcionará adecuadamente bien. Otra opcion, es instalar drivers genéricos en base al kernel del SO que estamos metiendo. Pero esto ya e otra historia. Nos centramos en Windows.


La siguiente pantalla nos mostrará la opción de darle un nombre a la máquina (en la carpeta que te crea y los archivos que compondrán la máquina, ¡no internamente! Luego eres libre de nombrar tu equipo como quieras), y la ubicación de los archivos. Si tienes un disco aparte del de sistema, mejor, porque te nen cuenta que una máquina virtual consume el mismo espacio que un sistema operativo, con tood lo que le pongas! Asi que si tienes al menos 50 Gb. libres, podemos hacer algo. Si no...bueno...tendrás que hilar muy fino con tus recursos.


Esta opción que viene a continuación viene dada por los nuevos sistemas operativos. Hasta hace no mucho, todos los equipos tenian BIOS. Pero por fin la BIOS evolucionó a una interfaz más amigable, y con más posibilidades. Es la EFI. Personalmente, soy más de BIOS, pero puedes elegir la opción que prefieras.


Por fin llegamos a las opciones de configuración del equipo. Si es posible, elige dos procesadores para la VM. ¡Dos mejor que uno! Pero si no puede ser, pues solo uno. El tema de los cores es otra guerra...


Seguidamente, pasamos a la memoria de la VM. Aquí hay que actuar con lógica. Los recursos se toman de tu máquina física. Si tu equipo solo tiene 4 GB, ¡no le pongas 4 GB a la VM! Asignale los recursos que puedas, o que quieras. En mi caso, mi máquina tiene 8 GB, pero para lo que voy a hacer, con asignar 2 GB y que mueva el Sistema Operativo, me vale. Y lo mejor te preguntas: ¿y por qué no asignarle por lo menos 4 o 6 GB? Bueno, en mi caso, prefiero funcionar con VMWare a la vez que tengo una navegador abierto, el blog en el que estoy escribiendo este post, Outlook, Word... y no necesito rendimiento en la VM.


Llegamos al tipo de red. Tenemos 3 tipos de conexiones: Brigdget, NAT, host-only, y no usar nada.
- Bridged utiliza directamente la tarjeta de red de tu equipo como suya propia. es la opción más cómoda para nuestros propósitos.
- NAT permite asignar una IP al equipo dentro de una red, con una IP facilitada por el host.
- Host only permite funcionar solo ocn una red privada que creemos en VMware (vmware permite crear varias redes, digamos que incorpora una función de router. Esta opción es muy útil para hacer una red completamente aislada de tu entorno real.
- No usar conexion de red no necesita explicacion, ¿verdad?

Seleccionamos "bridged"Si, pone NAT, pero paso de cambiar la pantalla

Tipo de controlador de la VM. Lo dejemos como está. Es raro tener que tocar esto.


Tipo de disco. En nuestro equipo fisico lo normal es que tengamos SATA, pero VMware debe tener más deputados los controladores SCSI, de forma que dejamos la opción recomendada.


Selección de disco. Es, básicamente, ¿dónde vas a meter todo esto que quieres hacer? Y seleccionaremos la primera opción, que lo que hace es crear un disco virtual que contendrá la VM. Realmente es un archivo, en formato .vmdk. No es que vaya a aparecer mágicamente un disco, ni nada por el estilo.


¿Cómo se va a crear ese disco? Lo primero que te pregunta es el tamaño que le quieres dar. Por defecto indica 60 GB para la instalación. Para un Windows x64 yo no bajaría de los 40 GB, y para uno  x86, de los 20 GB. Dejo por defecto 60.
La opción Allocate all disk space now no debe seleccionarse. Esto es porque VMware crea un archivo de disco de 60 GB, pero no ocupa 60 GB. Es mas, hasta que no arranca la VM, ni siquiera ocupa espacio. Esto es debido a que el archivo creado toma espacio en base a las necesidades de espacio, hasta llegar a su límite asignado de 60 GB. O sea, que si instalases por ejemplo en vez de un Windows 10, un Windows XP, aunque asignases 60 GB de disco, el archivo pesaria menos de 2 GB, que es lo que ocupa el sistema operativo. Windows 7 pasa a consumir unos 5 a 7 Gb, y Windows 10 ya es una fiesta de consumo. En cambio, si marcar "Allocate all disk space now", te genera un archivo de 60 GB, independientemente de su contenido.
Store virtual disk as a single file crea un unico archivo para el disco duro. Si seleccionas split, creará multiples archivos, lo que es una autentica molestia para moverlos, a posteriori. Y es más fácil que en caso de corrupcion de archivos pierdas el disco.


Lo que te decia, el nombre que tendrá ese disco duro, con terminacion vmdk.


Un resuman de lo que hemos ido seleccionando, y la posibilidad de tocar el hardware, de última hora:


Y por fin tenemos nuestra VM creada. Pero ojo, ¡no instalada!


Y con esto, solo queda dar al play, para encender la VM, y que empiece el proceso de instalación del sistema operativo. Pero eso, en otro post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por colaborar en este blog con tus comentarios! :)